thumb image

Kiva

Durante el amanecer y atardecer, representantes nativos de todo el Mundo, bajan para acercarse a la madre tierra y al fuego ceremonial. Sus palabras y cantos comulgan. Todo el campamento escucha atento en respeto.

El corazón espiritual de la ceremonia Raíces de la Tierra tiene lugar dentro de una construcción que responde a un modelo propiamente indígena, la Kiva, que consiste en una excavación circular de aproximadamente 4 metros de profundidad y 13 metros de diámetro, donde los abuelos y abuelas rezadores ingresan a elevar plegarias de sanación, agradecimiento y alegría a la Madre Tierra en torno a un fuego sagrado que se mantiene encendido durante todos los días de oración.

Durante la Kiva no se realizan otras actividades. Es una ceremonia que se realiza desde hace años en la que las mujeres llevan falda larga y los hombres pantalón para conservar la tradición ancestral.